9 Cosas que los empleados de las Tiendas comerciales no te quieren decir

Vamos a los supermercados todas las semanas, algunos casi todos los días, pero rara vez pensamos que algunos de nuestros hábitos de compras pueden estar erróneos. Sin embargo, estos detalles insignificantes a primera vista pueden provocar gastos innecesarios.

Lo curioso es que los empleados de los centros comerciales conocen muy bien estos datos, pero por alguna razón no pueden contárnoslo. Es por eso que te mostraremos algunos de los errores más comunes que suelen tener las personas al realizar sus compras y cómo solucionarlo.

1. Compramos alimentos en el orden equivocado
A veces se nos hace difícil limitarnos en la cantidad de alimentos que compramos. Pero sí podemos controlar que estos productos sean saludables. Las personas que no pueden aguantar las ganas de llenar su carrito de compras por completo, deberían empezar su recorrido por el área de las verduras: estas llenarán tu carro y te quedará menos espacio para las compras caras e innecesarias.

2. No sabemos los precios de los alimentos que compramos
Intenta memorizar o incluso anotar los precios de los alimentos que compras siempre. Esto te ayudará a evitar los descuentos falsos cuando el precio sigue siendo el mismo. Así no caerás en la trampa de la falsa promoción.

3. No prestamos atención al peso de los empaques
Supongamos que el mostrador tiene dos barras de mantequilla iguales, una de ellas es un poco más barata que la otra. ¡No te apresures a comprar la que cuesta menos! Para empezar, fíjate en el peso del alimento. Tal vez la mantequilla más cara tiene un peso mayor y, de acuerdo con su peso, te conviene comprarla.

4. Menospreciamos las marcas locales

Casi todos los supermercados tienen su propia marca, que vende alimentos por un precio menor que la mercancía de los fabricantes famosos. En realidad, la calidad de los productos "locales" no es peor: la única diferencia es su empaque menos vistoso. Además, la mercancía local se fabrica en las mismas instalaciones que los productos de las marcas populares.

5. No probamos cosas nuevas

Muchas personas suelen comprar alimentos de la misma marca porque les da miedo probar algo nuevo. Sin embargo, los fabricantes de las marcas aún no conocidas a menudo venden cosas de mejor calidad e incluso más baratas. No temas hacer experimentos: esto no sólo te permitirá ahorrar, sino también encontrar un producto más sabroso y saludable.

6. No nos fijamos en las ofertas

Existen aplicaciones móviles que recopilan la información sobre las ofertas en todo tipo de tiendas que se encuentran a tu alrededor. O también en la propia web de la tienda.

7. Además de los precios, estas aplicaciones te permiten comparar el precio de la misma mercancía en las diferentestiendas y encontrar la mejor oferta.

8. Tomamos alimentos de la primera fila

Para comprar el alimento más fresco, simplemente asómate en las profundidades del mostrador: los empleados de los supermercados colocan en las primeras filas los alimentos que caducan pronto. De esta manera no sólo comprarás la leche o la mantequilla más frescos, sino también ahorrarás porque no tendrás que desechar el alimento dos días después de su compra.

9. No planeamos las compras
No solemos planear el menú para toda la semana y deberíamos hacerlo. De esta manera sabrás qué alimentos necesitas comprar para preparar los platillos que quieres cocinar y evitarás comprar lo que no te haga falta.
© Genial.guru

¿Qué opinas?

Recomendado