15 Hombres que acompañaron a sus esposas de compras y se arrepintieron de inmediato

Lo que más le gusta hacer a una mujer es ir de compras, todo es genial hasta que tiene que elegir uno de miles, ya sea un par de zapatos, perfumes, joyas o un vestido. Lo primero que ellas hacen es escoger todo lo que le gusta y llevarlo al probador donde las prendas pasan de cuatro en cuatro.

¿Qué pasa cuando el esposo acompaña a su esposa a una de estas compras? Tal vez al inicio fue complicado para ellos decidir en ir o no ir, pero si aceptaron, se arrepintieron de inmediato.

Una vez que ellas ya escogieron las 50 prendas a probarse, deben ver todos los detalles de cada prenda, si le queda bien, si el color es el adecuado, si está muy alto o muy corto y otras pequeñas cosas que una mujer ve en una prenda de vestir. Hacer todo esto toma tiempo y a los esposos les aburre y se juntan todos a esperarlas fuera de los probadores.

Todo esto no solo pasa en los vestidores, sino también en las tiendas de zapatos, donde ellas deben elegir el zapato perfecto, es decir, uno cómodo y que no todas las chicas lo tengan. Buscar un zapato así toma bastante tiempo y no creo que ellos lo soporten. Por ello es mejor quedarse a dormir mientras ellas se encargan de elegir lo que les convenga.
Existen otros casos distintos, como cuando ya sabes lo mucho que tu esposa se demorará y vas preparado para pasar el momento, lo único que costaría encontrar es un lugar cómodo a ponerte a leer todo un periódico y tal vez hasta un libro completo.

Otro caso es cuando debes cuidar al bebé mientras ellas buscan sus cosas, las soluciones son: o los dos duermen, o los dos se aburren, o lo llevas a los juegos para que no llore.

A continuación podrás ver ese caso y a otros esposos más que lamentaron haber acompañado a sus parejas a hacer sus compras.











¿Qué opinas?

Recomendado