La verdad detrás de los famosos Trucos de Magia callejera

Los magos de la calle están en todos lados, no importa el pais donde te encuentres siempre hay una persona causando asombros en la ciudad, cada con uno con un show más sorprendente que otro.

Estoy seguro que más de uno alguna vez habrá visto a las personas que levitan, sostediendose de un bastón o cualquier otro palo delgado. Este acto de magia es uno de los que más nos asombran a simple vista, pero la verdad es que lograr esa ilusión es más simple de lo que parece.

En realidad no necesitas ser un mago experimentado para hacer este truco. Debajo de la ropa, el ilusionista tiene escondida una base resistente, gracias a la cual puede volar varias horas seguidas sin cansarse.

Así como este mago, existen muchas personas que nos impresionan a la vista de todos con diferentes tipos de 'magia'. Y a continuación te mostraremos algunos de los actos más famosos y sus verdades.

Caminar por el agua
Este es otro de los preferidos por los magos más experimentados que cuentan con recursos para sus actos. El truco se realiza en una alberca(piscina) con agua turbia o con olas artificiales.

El objetivo principal es distraerte y ocultar de las cámaras una plataforma transparente, por la cual camina el mago.

Tragasables
Uno puede pensar que esto lo realizan con espadas falsas, pero la realidad puede ser más sorprendente que la misma ilusión. Durante este truco muchos ilusionistas salen heridos.

Aún así, lo siguen utilizando, tragando sables y espadas.El secreto está en la preparación física y psicológica. El ilusionista lleva la cabeza hacia atrás de tal forma que la faringe y el esófago formen una línea recta y el sable no dañe los órganos internos.

Transformar un billete
Para convertir 1$ dólar en 100$, el ilusionista dobla el billete de valor más bajo de una manera especial, y lo oculta detrás de sus dedos. Luego, en el proceso del truco, cambia un billete por otro, sorprendiendo al público con la transformación tan asombrosa.

Caminar dividido
La ilusión funciona cuando miras al mago de frente. Si lo miras desde cualquier otro ángulo, verás que la parte de las rodillas hasta la cintura es un maniquí. La ropa grande y la postura especial del cuerpo ayudan a crear la ilusión de que el mago sostiene en sus manos sus propias piernas, pero en realidad es más simple y cualquiera puede intentarlo.

Al final, lo que importa en realidad es el asombro que estos actos de magia causan en nosotros y en algunas oportunidades es mejor no romper esa ilusión .
© Genial.guru

¿Qué opinas?

Recomendado